jueves, 11 de diciembre de 2014

CÓDIGO DEONTOLÓGICO

   El asesino a sueldo termina de leer el mensaje y se vuelve loco.
-No es lo mismo matar a un mafioso que a un vulgar padre de familia, cojones, sea bueno o malo. La gente ha perdido la cabeza!!- dice encendiéndose el tercer cigarro desde que terminó la proposición de la mujer.
-No hay vergüenza!!- el sicario se levanta, golpea la mesa, vierte el café, se vuelve a sentar, tira el mechero sobre el teclado y mirando cara a cara a la pantalla exclama:
-Si tu no tienes principios, yo sí, y esta vez le voy a hacer el trabajo al muerto y por cortesía de la casa-




No hay comentarios:

Publicar un comentario