viernes, 12 de diciembre de 2014

EL ÁNGEL CAIDO

   Al nacer la hija, el hombre se felicitó contando los deditos de los pies y de las manos, miniaturas tan perfectas.
La bella abrió los ojos y creó al padre. Dio sus primeros pasos . Balbuceó sus primeras palabras. Y un día, de la piel intacta de su espalda brotaron a borbotones plumas y plumas formando dos alas.
El hombre lleno de ira, seguro del engaño, puso a la niña en el suelo y humillado creó la niebla dejando a la hija sin padre y sin rumbo. La gente que lo veía pasar, cabizbajo y condenado, reconocía sobre su espalda torcida dos viejas cicatrices.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Tú que me miras con buenos ojos...Besitos hermano...

      Eliminar
  2. De un ángel caído siempre surgen ángeles de verdad... Gracias hermanita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tí por tomarte el tiempo de leer mis relatos!

      Eliminar